martes, 29 de marzo de 2016

Conclusiones de la Cumbre de Entomología de Brasil

Fumigaciones PROPARK


La Sociedad Americana de Entomología (ESA) y la Sociedade Entomológica do Brasil (SEB) llevaron a cabo una Cumbre en Maceió, Alagoas, Brasil, el 13 de marzo de 2016 para discutir nuevos descubrimientos en la investigación y las deficiencias de los enfoques actuales para la gestión de la crisis de Aedes aegypti (Ae. aegypti) en las Américas.

A la reunión asistieron más de 60 investigadores, funcionarios de salud pública, entomólogos, expertos en control de vectores, y representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG) y otros organismos para un día de conferencias magistrales, mesas de trabajo, mesas redondas, y otras presentaciones sobre el tema de establecer un nivel sostenible y eficaz de control de Ae. aegypti, transmisor del dengue, Chikungunya, fiebre amarilla, y más recientemente el virus Zika.

El principal objetivo de la Cumbre fue convocar a muchos de los principales líderes del conocimiento involucrados en la investigación y el control de este insecto e identificar las medidas inmediatas necesarias para crear soluciones sostenibles a largo plazo.

Las principales conclusiones son:

Conexión de la ciencia con las comunidades:

Si bien existen deficiencias críticas, indiscutiblemente, la magnitud de la amenaza para la salud pública presentada por la presente especie de mosquitos y los conocimientos básicos necesarios para controlarla, se conocen bien.

El problema real es que hay obstáculos para la aplicación de programas de control que son difíciles de superar, ya que involucran a temas políticos, educativos, sociales y económicos en lugar de temas puramente científicos.

Las enfermedades transmitidas por vectores son a menudo un síntoma de los problemas sociales más amplios.

La biología del Ae. aegypti es bien entendida.
Sabemos que se alimenta casi exclusivamente de los seres humanos en toda su gama y que sus larvas pueden completar el desarrollo en menos de una cucharadita de agua.

El aumento de la urbanización en todo América Latina y el Caribe ha expandido dramáticamente su hábitat disponible, poniendo a millones de personas en riesgo de contraer las enfermedades que transmite.

Muchas comunidades con circulación de la enfermedad tienen zonas con charcos de agua estancada (por ejemplo, drenajes abiertos, cisternas descubiertas) y un saneamiento inadecuado (Por ejemplo, pilas de basura de envases desechados, alcantarillas abiertas) que proporcionan cultivo ideal y alimentación para Ae. aegypti.

A pesar de que algunas comunidades han llevado a cabo campañas exitosas de gestión con recursos limitados, en general, pocas ciudades apoyan las mejores prácticas en la gestión de mosquitos y, a menudo, sin orden o de forma incompleta.

Por otra parte, el comportamiento individual de las personas en estas áreas urbanas a menudo promueve el desarrollo de la población de mosquitos en y alrededor de sus hogares, los cuales suelen ser zonas inaccesibles a las autoridades de control de mosquitos.

El desafío de aprender a controlar el mosquito está involucrando a los residentes de las áreas afectadas para modificar su comportamiento con el fin de reducir la disponibilidad de los sitios de reproducción y reducir la probabilidad de transmisión de enfermedades.

Las campañas efectivas e integradas de reducción del hábitat, las medidas de control de focos, y el monitoreo continuo puede conducir a dramáticos declives en las poblaciones de mosquitos, que en algunos casos se acercan al 95%.

Hay que reconocer que no hay una "bala mágica" para detener este mosquito. Necesitamos desarrollar sistemas de gestión que sean sostenibles durante muchas décadas, así como programas de extensión que se alistan los individuos en todas las comunidades en riesgo a participar en los esfuerzos de gestión.

Acciones recomendadas:

Desarrollar actividades de educación de la comunidad y de comunicación, a la medida de cada país, para obtener el apoyo de las comunidades afectadas para la gestión de Ae. aegypti y tomar acciones para controlar el mosquito y protegerse a sí mismos.

Crear y apoyar los métodos de intercambio de información precisa con las comunidades afectadas apoyada en la ciencia, disipando los rumores e información errónea (a menudo se propaga por los medios de comunicación social) que puede engendrar el miedo y el pánico y retrasar o prevenir respuestas eficaces.

Necesidades fundamentales de investigación:

Los científicos de todo el mundo están compitiendo para desarrollar vacunas, pruebas diagnósticas y tratamientos para Zika, chikungunya y el dengue.

Agencias del gobierno federal en las Américas están destinando recursos para combatir estas enfermedades.

Sin embargo, el desarrollo de pruebas y tratamientos específicos para estas enfermedades virales no nos van a proteger contra las nuevas enfermedades virales emergentes o re-emergentes que pueden ser transmitidos por Ae. aegypti.

Enfermedad por virus Mayaro y fiebre Oropouche, por ejemplo, son enfermedades que muy pocas personas que no sean profesionales o biólogos en medicina tropical han oído hablar en la actualidad, y sin embargo ambos son potencialmente transmitidos por Ae. aegypti.

El virus Mayaro produce una enfermedad de síntomas inespecíficos y subletales, frecuentemente confundida con dengue, con síntomas de artralgias que pueden generar incapacidad laboral.
Los factores de riesgo están asociados a zonas boscosas de la región septentrional de Suramérica y en temporada lluviosa.

El humano puede presentar viremia elevada y se ha demostrado la transmisión experimental en Aedes aegypti, Ae. scapularis y Ae. albopictus, constituyendo un riesgo para la salud pública en centros urbanos y zonas rurales cercanas a focos de virus Mayaro.

La fiebre de Oropuche es una arbovirosis transmitida por especies de Culicoides, mosquitos, tiene un ciclo selvático y otro urbano, comparte las mismas características clínicas con el dengue, pero con escaso compromiso cutáneo y mayor tendencia a la recurrencia.

El primer caso conocido en el mundo fue descrito en 1955, en un paciente febril con malaria que residía en una localidad llamada Vegas de Oropuche de la Isla Trinidad y Tobago. En Brasil fue aislado por primera vez en Belem-Brasilia en 1960, desde entonces se han descrito más de 30 brotes epidémicos, con tasas de ataque mayor al 30% lo que ha generado pérdidas socioeconómicas importantes, tanto para los servicios de salud como para los pacientes.
Desde que el virus de la fiebre de Oropuche fue aislado por primera vez hasta el año 2011, se estimó que por lo menos 500 000 personas habían sido infectadas.

Con la historia como guía, podemos esperar que en el futuro previsible puedan seguir el mismo camino de crecimiento explosivo del Zika y otras enfermedades propagadas en el presente por el mosquito.

En cierto sentido, estas enfermedades no son el problema principal. Se pueden ver como consecuencias catastróficas de la falta de enfoque en el control de vectores.

Cuando centramos nuestra atención en forma colectiva sobre una enfermedad en un momento, estamos ignorando los riesgos reales de estas crisis de salud pública, la propagación de mosquito vectores de estas enfermedades.

Recientemente, muchas naciones han declarado la emergencia para combatir Zika, como lo han hecho algunos condados en Estados Unidos. El gobierno de Obama pidió $ 1.8 mil millones en fondos del Congreso para el combate del Zika, y sin embargo una relativamente pequeña parte de estos fondos de emergencia sería dirigida hacia el control de vectores en las zonas afectadas o para el sostenimiento del manejo de vectores después de que la crisis actual se resuelva.

Indiscutiblemente y urgentemente es necesaria una investigación clínica, mientras tanto el control de vectores sigue siendo una herramienta válida.

En última instancia, si hay menos mosquitos, habrá un menor número de individuos infectados, que mejorarán el éxito de los esfuerzos clínicos también.

Sostenidos esfuerzos para iniciar, mantener y actualizar los programas de gestión de mosquitos, así como incorporar nuevas investigaciones en el desarrollo de nuevos enfoques para la vigilancia de mosquitos y gestión se necesita con urgencia.

Acciones recomendadas:

Llevar a cabo investigaciones sobre las formas más efectivas para integrar las tecnologías actuales y nuevas para la reducción de la transmisión de la enfermedad por Ae. aegypti;

Mejorar la recopilación y difusión de datos sobre la dinámica de poblaciones de mosquitos y en la eficacia de medidas de control, gestión de resistencia a los insecticidas, métodos de muestreo, determinación de umbrales, los esfuerzos de monitoreo, y modelos de población.

Un tema común en la Cumbre fue la necesidad de valorar el control de vectores.

La mayoría de los esfuerzos del gobierno y de las ONG se centran en los retos inmediatos de una enfermedad individual, con un enfoque principal en la investigación clínica destinada a desarrollar nuevas pruebas de diagnóstico, vacunas, y tratos.

Esos son ciertamente elementos importantes del esfuerzo general; sin embargo, el control de vectores es a menudo poco integrado o pasado por alto por completo en estos esfuerzos.

Hay una necesidad de unificar las voces e influenciar a las organizaciones relacionadas con el control de vectores para hablar global y localmente sobre la importancia crítica de la investigación y la aplicación de control de vectores.

Fuente: Sociedad Americana de Entomología (ESA)
              Sociedade Entomológica do Brasil (SEB)