Desinsectación


La desinsectación consiste en el control de insectos, arácnidos y demás artrópodos que afectan la salud y la calidad de vida del ser humano y sus mascotas.

Para un control  eficiente utilizamos la combinación de los siguientes métodos: 

Inspección: para identificar la especie plaga, definir la estrategia de control y dar un informe al propietario del lugar.

Exclusión: para evitar que las plagas lleguen al lugar a proteger sellando grietas, instalando mallas, cortinas, etc.

Saneamiento: eliminar fuentes de agua, alimento y refugio para las plagas y mantener una limpieza exhaustiva.

Practicas culturales: almacenar alimentos y otros productos por lo menos a 15 cm del suelo y de las paredes, que la  temperatura, humedad, iluminación y ventilación sean las adecuadas para esos productos.

Mecánicos: consisten en cambios en la iluminación, diferencias de temperatura, electrocución, trampas de pegamento o mecánicas, aspiración y remoción manual de las plagas.

Quimicos: estos varían de acuerdo con la zona a tratar, el grado de dificultad de acceso a esa zona, la característica de la plaga a tratar y los productos a utilizar.
Entre los más importantes encontramos: pincelación, pulverización, nebulización, utilización de cebos solidos o en gel, fumigantes o generadores de humo y en algunos casos espolvoreo.

Para ciertas plagas y/o cuando se presenten infestaciones graves será necesario repetir el tratamiento.


Los Costos de las Fumigaciones son relativos a el tipo de Plaga a Controlar, las Dimensiones, y el tipo de lugar. 

Para acceder a la lista de precios vigente haga click aquí.