La Resistencia a los Insecticidas Cumple 100 años

Fumigaciones PROPARK

Hace cien años, en 1914, un entomólogo de la Estación Experimental Agrícola de Washington llamado A. L. Melander, profesor en biología emérito del College of the City of New York, publicó un artículo en el Journal of Economic Entomology  llamado:

"¿Pueden los insectos hacerse resistentes a los aerosoles?"

Es ampliamente considerado como el primer artículo jamás publicado sobre la resistencia de artrópodos a los insecticidas.

La aparición de resistencia en una población se debe al resultado de la interacción insecto plaga-insecticida en determinado ambiente.
En esta interacción se seleccionan individuos que por distintos mecanismos bioquímicos y fisiológicos son capaces de tolerar mayores dosis del compuesto. En algunos casos, más de un mecanismo puede estar presente en una población, situación conocida como multi-resistencia.

Como esta capacidad está determinada genéticamente, es heredable a nuevas generaciones que seguirán sobreviviendo al tratamiento con insecticida mientras seguirá disminuyendo la proporción de individuos susceptibles en la población.
De esta manera el insecticida actúa como una fuerza selectiva poderosa que concentra en la población individuos resistentes.

Cabe aclarar que no es el insecticida el que produce cambios genéticos que determinan resistencia.
Los genes que confieren resistencia existen en el genoma de la población como un carácter preadaptativo y la capacidad de desarrollo de resistencia depende de la variabilidad genética de la especie.

Esta resistencia de los insectos es la causa por la que a veces las fumigaciones fallan. Constantemente los laboratorios desarrollan nuevos productos y nuevos métodos de control para combatir a los insectos y la aparición de resistencia y, a la vez, que presenten la menor toxicidad posible para las personas y el medio ambiente.

Melander notó que ciertas poblaciones de insectos, pero no todos  ellos, eran cada vez menos susceptibles al azufre y la cal de lo que  habían sido en el pasado. Mientras que el producto químico se había documentado que era muy eficaz en matar los insectos de escala en un experimento previo en Wawawai, WA.
 Melander encontró que el 90% de los especímenes que había rociado ahora en Clarkston había sobrevivido. Incluso cuando se aumentó la cantidad de ingrediente activo por diez veces, 74% de ellos todavía sobrevivió.

"Que el piojo de San José podía aclimatarse a un entorno de azufre de cal no es del todo una cosa extraña", escribió, señalando que un colega había observado que las polillas en su laboratorio pueden llegar a ser resistentes al arsénico.
"Por el consumo de pequeñas cantidades repetidas de arsénico el cuerpo se vuelve inmune a muchas veces la dosis letal normal", escribió. "Cuando una pulverización de arsénico contra insectos comedores de hojas se realiza de manera imperfecta, es muy viable para los insectos obtener dosis homeopáticas diarias de arsénico que los vuelvan progresivamente resistentes.

En efecto, el Sr. RW Glaser de la Institución Bussey, ha comprobado experimentalmente esta hipótesis en su trabajo con la polilla gitana. Mediante la administración sucesiva de más y más aerosol, ha tenido éxito en la crianza de una serie de polillas de larvas que finalmente se alimentaban de fuertes dosis de arseniato de plomo".

Melander también predijo que poblaciones enteras no podrían hacerse resistentes, siempre y cuando algunos insectos no resistentes sobrevivan, debido a que sus genes no resistentes se transmiten a las generaciones futuras.
"Si tan sólo los individuos resistentes sobrevivieran para reproducirse, una línea pura resistente  podría resultar después aspersiones repetidas", escribió. "Pero siempre hay algunas cantidades perdidas por las fumigaciones, y éstos, durante diez generaciones entre las fumigaciones, producirán una población, en parte, por lo menos, no resistente".


Fuente: Entomology Today.