lunes, 28 de marzo de 2011

Enfermedades Infecciosas: PESTE NEGRA

Fumigaciones PROPARK


PESTE NEGRA, muy cerca de nosotros.


Esta peste es una enfermedad infecciosa que afecta tanto a animales como a seres humanos. Es causada por la bacteria Yersinia pestis, que se encuentra en los roedores y sus pulgas.
Cuando mencionamos la peste negra parece que solo recordamos la historia de su paso por la Europa medieval del siglo XIV con la imagen de la parca llevándose los cadáveres.
Sin embargo, la peste negra, hoy sigue provocando muertes en África, Asia y América.
El último brote padecido en Sud América ocurrió en Perú, en la provincia de Ascope, donde, desde Mayo hasta Noviembre de 2010 se registraron oficialmente 31 casos de los cuales 5 resultaron fatales. Del total de casos, 25 son de peste bubónica, 4 de peste neumónica y 2 de peste septicémica.
 La peste negra puede tener varias formas, que pueden ocurrir de manera separada o en combinación, dependiendo de las circunstancias:
La peste pulmonar ocurre cuando la Y. pestis infecta los pulmones. Este tipo de peste puede propagarse de persona a persona a través del aire. La transmisión puede ocurrir si una persona inhala bacterias aerolizadas, lo que es posible en un ataque terrorista. La peste pulmonar también puede propagarse al inhalar la Y. pestis suspendida en las gotas minúsculas que se forman en las vías respiratorias de una persona (o animal) que sufre de peste pulmonar. Para infectarse de esta manera, por lo general se requiere que una persona esté en contacto directo y cercano con una persona o animal enfermo. La peste pulmonar también puede darse si una persona que sufre de peste bubónica o peste septicémica no recibe el tratamiento pertinente y la bacteria entra a los pulmones.
La peste bubónica es la peste más común. Esto ocurre cuando una pulga infectada pica a una persona o cuando ésta se infecta con materiales contaminados que entran por algún corte en la piel. A los pacientes se le hinchan y duelen los ganglios (llamados bubones), tienen fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y se sienten débiles. La peste bubónica no se propaga de una persona a otra.
La peste septicémica ocurre cuando la bacteria de la peste se multiplica en la sangre por sí sola o a consecuencia de una complicación de la peste pulmonar o bubónica. Cuando ocurre pos sí sola, se da de la misma manera como se da la peste bubónica, pero, no se forman bubones. Los pacientes presentan fiebre, escalofríos, postración, shock y hemorragia en la piel o en otros órganos. La peste septicémica no se propaga de una persona a otra.

La bacteria se encuentra naturalmente en roedores silvestres y sus pulgas, en ardillas y sus pulgas como en EEUU o en marmotas y sus pulgas como en China, pero la infección puede llegar a las ratas sinantrópicas y extenderse a ambientes urbanos, con las consecuencias sanitarias implícitas. Esto sucede fundamentalmente mediante el contacto con la Rata Negra o del Tejado (Rattus Rattus), la Rata Gris o de Cloaca (Rattus Norvegicus) y con el Ratón Casero o Laucha ( Mus Musculus)
En el caso de Perú de 2010, los roedores silvestres llegaron a las ciudades escapando de la quema de plantaciones de caña de azúcar donde tenían sus madrigueras.
En el caso de China de 2009, un perro, después de comer una marmota y antes de morir, contagio al dueño y sus vecinos.
Durante un brote de peste se pide a la población “no matar las ratas” ya que esto provocaría que las pulgas no tengan su huésped natural y buscarían otro en su reemplazo, como por ejemplo, las personas o sus mascotas.
El gobierno de Perú destinó una partida especial del presupuesto para controlar la peste.
Cerca del 80% de este presupuesto se destinó a la adquisición de plaguicidas y equipos, teniéndose previsto  adquirir 37 mil kilos de plaguicida para el control de las pulgas que transmiten la enfermedad.

Historia:

El primer relato indudable de la peste bubónica es la “Gran Peste de Justiniano”. La Primera Pandemia de Peste Bubónica se originó probablemente alrededor del año 532 DC en Egipto y se extendió por el Oriente Medio y el Mediterráneo en los años siguientes, llegó a Turquía, Constantinopla y Grecia en el año 541/542 DC, a Italia en el año 543 DC, y en los territorios de Francia y Alemania  545/546 DC.  Ocasionó la muerte del 50 % de la población de esa época.
Es en el siglo XIV cuando la peste bubónica cobró millones de víctimas, dando inicio a los primeros organismos de salubridad. La Segunda Pandemia, también conocida como la “Muerte Negra o gran pestilencia”. Esta apareció en 1334 en China y luego se extendió hacia el oeste a lo largo de las grandes rutas comerciales en Tauride en el Mar Negro y, finalmente, a Constantinopla. Desde la India llegó a través de la guerra de Crimea en 1347 y fue importado después a Venecia, Génova y Sicilia. La enfermedad se propagó poco a poco e inevitablemente de pueblo en pueblo por las ratas y los seres humanos infectados, o más rápidamente de un país a otro mediante buques, se calcula mató  de 20 a 30 millones de personas en Europa (más de un tercio de la población europea), reduciendo la población mundial estimada desde 450 millones hasta 350 ó 375 millones en el año 1400. 

En el siglo XIX, la peste permaneció en Oriente, su lugar de origen. Entonces, la Tercera Pandemia probablemente se originó en la provincia china de Yunnan hacia 1855 y se extendió a la costa sur de China, causó varios brotes más pequeños. Pero en 1897 regresó afectando a casi toda Europa y luego hacia los demás continentes; entre los años 1894 y 1903, la peste había entrado en 77 puertos en los 5 continentes. En los primeros años de esta tercera pandemia la enfermedad ocasionó la muerte de 12 millones de personas en la India y China.

El comercio posibilitó el ingreso de la peste bubónica a América a fines de 1899, haciendo su aparición en este continente por primera vez en Paraguay, convirtiéndose en el primer país afectado. La epidemia se inició en Asunción y Santos, extendiéndose en forma brusca. La propagación de esta enfermedad fue rápida, afectando en forma simultánea a Brasil y Argentina entre ese mismo año y principios de 1900, afectando las ciudades de Rosario, Santa Fe, Buenos Aires y Río de Janeiro.  Chile y Venezuela fueron dos de los últimos países afectados; en mayo de 1903, estalló en Iquique  la Peste bubónica que afectaría Chile, Se presume que las ratas portadoras del mal chileno subieron en el Callao y desembarcaron en Iquique y Valparaíso. En Venezuela apareció por primera vez en 1908, al parecer fue importada desde Trinidad.





La foto muestra las lesiones provocadas por la enfermedad y la razón de su nombre común:
                    PESTE NEGRA











Fuente: Centers for Disease Control and Prevention
            Ministerio de Salud del Perú
            historiamedicinaperuana.blogspot.com
            Discovery Channel.

video