domingo, 17 de mayo de 2015

Alarma por Casos de Encefalitis en Pergamino

Fumigaciones PROPARK

En la ciudad de Pergamino, provincia de Buenos Aires, entre Febrero y Abril de 2015 fueron detectados 5 casos confirmados de infección  por virus de la encefalitis de San Luis, uno de ellos fallecido.

Si bien varios de los casos presentan antecedentes de viaje reciente y no puede confirmarse que la adquisición de la infección haya sido en Pergamino, el caso fallecido fue confirmado como autóctono luego de la investigación epidemiológica. Se trató de una mujer de 75 años.

Por otra parte, en el mismo periodo se identificaron: 1 caso confirmado de Encefalitis de San Luis en CABA , otros 3 casos confirmados por este mismo agente en Buenos Aires, en las ciudades de Ramos Mejia, Junín y Saladillo y 2 casos probables en Chaco.

En Pergamino la directora de Saneamiento Ambiental, Fernanda Barrionuevo, aseguró: “En cuanto nos confirmaron los casos lo que hicimos fue fumigar desde donde empieza la vivienda donde habita la persona y luego fumigar de seis a nueve manzanas alrededor”.

Y agregó: “A partir de ahora, como han aumentado los casos, se van fumigar todos los espacios públicos comunes, en especial, plazas, parques, Arroyo Pergamino, Arroyo Chu-Chú; es decir, todos los espacios que son de recreación donde hay follaje y pueden estar los mosquitos”.

“Como siempre, recomendamos la limpieza de los domicilios, y si es posible colocar tejidos mosquiteros y hacer una fumigación en las viviendas. Por nuestra parte vamos a estar abocados a esto, y el lunes vamos a recibir el refuerzo de una máquina de Nación para reforzar las acciones que estamos llevando adelante desde la Dirección de Saneamiento”.

En la Argentina, el virus de la encefalitis de San Luis se ha reconocido desde 1963. Se reportaron pocos casos de infecciones agudas por esta causa en los últimos años, siendo el brote más grande el ocurrido en la provincia de Córdoba en 2005, con 48 casos, 9 de ellos fallecidos y, más recientemente, el brote en la ciudad de San Juan en el año 2011, con 11 casos notificados de los cuales 7 requirieron internación y 2 fallecieron.

Estos agentes virales se mantienen en la naturaleza en focos enzoóticos cuyos ciclos suelen involucrar aves y mosquitos ornitofílicos. Las palomas Torcazas actuarían como hospedadores urbanos y periurbanos.

El hombre suele comportarse como huésped terminal ya que no desarrolla niveles de viremia suficientemente elevados para posibilitar la continuidad de la trasmisión.

La infección en el hombre ocurre por picaduras de mosquitos infectantes de la especie Culex pipiens o Culex quinquefasciatus, que son los mosquitos comunes que suelen encontrarse en cualquier espacio verde.


Las larvas se desarrollan, preferiblemente, en depósitos de agua y los criaderos son variados, constituidos por aguas con un alto grado de contaminación, abundante contenido de materia orgánica, con detritos en proceso de fermentación, en ambientes sombreados  cercanos al ambiente domiciliario. A diferencia del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del dengue y chikungunya que lo hace en aguas limpias.

En las infecciones por SLEV, menos de 1% de los casos desarrollan manifestaciones clínicas. Las infecciones graves están marcadas por un inicio abrupto caracterizado por cefalea, fiebre elevada, mareos, náuseas y malestar general. La mayoría de los pacientes se recuperan espontáneamente sin embargo algunos desarrollan signos de infección del SNC incluyendo rigidez de nuca, confusión, desorientación, temblores, estupor hasta llegar incluso al coma.

Aproximadamente el 90% de los adultos mayores que adquieren la enfermedad desarrollan encefalitis. La letalidad oscila entre el 5 y 15% aumentando con la edad.

El diagnóstico de infecciones por SLEV en las infecciones humanas se realiza fundamentalmente por la detección de anticuerpos específicos, fundamentalmente IgM en el suero y Líquido cefalorraquídeo (LCR) ya que los niveles de viremia son habitualmente muy bajos, de muy escasa duración y anteceden a la aparición de la sintomatología. La circulación de varios Flavivirus en nuestra región requiere la confirmación por seroconversión IgG y la evaluación de reactividad cruzada por la técnica de Neutralización en cultivos celulares.

Las pruebas diagnósticas confirmatorias se hallan disponibles en el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Dr. Julio I. Maiztegui-ANLIS que es el Laboratorio Nacional de Referencia para el diagnóstico de las principales enfermedades transmitidas por vectores y reservorios, tales como Dengue y otras arbovirosis, Fiebre Hemorrágica Argentina, Infecciones por Hantavirus.

              Ministerio de Salud de la Nación