Dengue en la Ciudad de Cordoba

Fumigaciones PROPARK


El ministro de Salud, Francisco Fortuna, encabezó la reunión de la sala de situación semanal de dengue y chikungunya, de acuerdo a lo previsto en el Plan de Contingencia ante el brote autóctono registrado en Barrio Observatorio.

Desde el área de Epidemiología informaron que luego de las tareas de control de foco y búsqueda activa de síndromes febriles a partir del primer caso, hasta la fecha (25 de Marzo) se confirmaron 70 casos de dengue autóctono y 25 casos probables.

Se decidió reforzar las tareas de fumigación en función de un cronograma estratégico que se coordinará con las áreas de Ambiente de Provincia y Municipalidad de Córdoba, y también con los municipios del interior.

Todos los casos, tanto confirmados como probables, se circunscribieron hasta ahora a Barrio Observatorio y el único serotipo hallado ha sido el DEN4. No hubo pacientes internados ni complicaciones severas.

Se está interviniendo en un área de alrededor de 300 manzanas, en distintas tareas específicas, que van desde el control de reservorios hasta rociados espaciales.

Esta zona ampliada tiene que ver con el movimiento cotidiano que han realizado las personas contagiadas, ya que –como no habían consultado al médico- siguieron concurriendo a sus trabajos y escuelas pese a los síntomas.

Hay 23 técnicos trabajando en tareas de fumigación y 18 profesionales de Epidemiología que recorren casa por casa  brindando información, investigando nexos epidemiológicos y buscando posibles criaderos de mosquitos.

En Capital, la fumigación se viene realizando en la zona de barrio Observatorio y se amplió a las manzanas aledañas con objetivos preventivos. En el interior provincial, se realizan en las zonas afectadas por las inundaciones y se coordinan futuras tareas de acuerdo a la necesidad de cada localidad.

Las tareas de fumigación se coordinan en forma conjunta entre los ministerios de Salud, Agricultura, la secretaría de Ambiente provincial, la dirección provincial de Aeronáutica y los municipios intervinientes.

La continuidad de los rociados se irá definiendo en función del índice de larvas hallado en los monitoreos aédicos y en los nexos epidemiológicos que vayamos encontrando”, precisó Fortuna.

El ministro pidió a la población estar atentos y acudir a la consulta ante fiebre alta, dolores musculares y erupciones en la piel. “Casi la totalidad de los casos reportados fueron encontrados a partir de la búsqueda activa, estas personas no habían consultado al médico. Necesitamos que ante estos síntomas se acerquen al centro de salud más cercano y que no se automediquen, el compromiso de la gente es clave para minimizar la circulación del virus”.

Al respecto, la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Marcela Miravet, destacó que en la mayoría de los domicilios donde se encontraron personas con síndromes febriles, se hallaron larvas de mosquito. “Por eso es tan importante seguir insistiendo con eliminar posibles criaderos: baldes, floreros, y cualquier otro recipiente que pueda contener agua limpia y clara”, recordó la especialista.

Desde el Laboratorio Central se precisó que todas las muestras que se estudian para dengue también son analizadas para chikungunya, y hasta el momento no se registraron positivos para esta enfermedad.

El dengue es una enfermedad viral que, al igual que muchas otras, no discrimina sexo ni clases sociales. Todas las personas, en mayor o menor medida, están expuestas a contraer esta afección transmitida por el mosquito el Aedes aegypti.

Para poder disminuir la reproducción del insecto, resulta importante conocer sus hábitos, las condiciones que favorecen su desarrollo o cuánto tiempo vive, entre otras cuestiones a tener en cuenta para actuar con mayor eficacia en las tareas de prevención de la enfermedad.

La cadena de contagio comienza cuando el mosquito pica a una persona infectada. Y sigue cuando el insecto, ahora portador del virus,  pica a otras personas. Como el período de incubación puede durar de tres a 14 días, la persona infectada no siente síntomas inmediatos.

Según estudios realizados en distintos laboratorios del mundo  se ha podido demostrar la persistencia del virus a través de una transmisión transovárica. Esto significa que el dengue puede transmitirse a través del mosquito hembra a sus huevos.

Los neumáticos se convierten en el hábitat preferido para la oviposición del mosquito transmisor del dengue, ya que pueden acumular cantidades de agua suficiente y crear un microclima propicio para su reproducción. Córdoba es una de las ciudades argentinas con mayor parque automotor; dentro de la ciudad existe una enorme cantidad de cubiertas usadas, la principal fuente de ovoposición del mosquito.

Con el arribo de las bajas temperaturas el mosquito transmisor del dengue desaparece.
Ahora, lo que muchos ignoran es que sus huevos pueden mantenerse con vida aún en lugares completamente secos, durante un año, esperando las condiciones climáticas propicias para eclosionar.
Entonces, la llegada del invierno puede convertirse en un arma de doble filo ya que los sistemas de control y las medidas sanitarias y de prevención que la comunidad desarrolla en época de actividad del mosquito tienden a relajarse sobre la falsa creencia de que la amenaza está superada debido al frío.
Es por eso fundamental advertir que las medidas preventivas, aún con bajas temperaturas, deben continuar porque de lo contrario en las estaciones de más calor el problema se agravará.

Los ministerios de Salud y Ambiente comienzan con un cronograma extendido de fumigaciones ante el brote de dengue en barrio Observatorio de la ciudad de Córdoba. El esquema contempla, en esta primera etapa, el rociado de viviendas y calles, que incluyen alrededor de 140 barrios y representa casi la mitad del ejido urbano.
Se recomienda abrir ventanas y puertas de todas las habitaciones (también de placares y roperos), levantar los cubrecamas y correr las cortinas. De esta manera, el técnico podrá fumigar desde las puertas, sin necesidad de ingresar a los hogares.
Es importante tapar jaulas y peceras, guardar cualquier alimento, salir de las viviendas y esperar unos 20 minutos antes de volver a ingresar después del rociado (las personas alérgicas deberían esperar 45 minutos).
El producto utilizado para estas fumigaciones es permetrina, recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y también por la Organización Panamericana (OPS) para este tipo de operativos.



Fuente: Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba.