lunes, 10 de enero de 2011

El Cambio Climático aumenta las Enfermedades Infecciosas

Fumigaciones PROPARK


ECOLOGIA Y ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Virus del Nilo Occidental, Hantavirus, La enfermedad de Lyme, son todas enfermedades infecciosas que se hospedan en los animales y se transmiten a los humanos.
¿Es nuestra interacción con el medio ambiente de alguna manera responsable por el aumento en la incidencia de estas enfermedades?

Una misión conjunta de la National Science Foundation (NSF) y los Institutos Nacionales de la Salud del programa - ecología de las enfermedades infecciosas (DIA) - apoya los esfuerzos para comprender los mecanismos subyacentes ecológicos y biológicos inducidos por el hombre detrás de los cambios ambientales y la aparición y transmisión de enfermedades infecciosas.
Los proyectos financiados a través del programa EIE y otros programas de la NSF permitirá a los científicos estudiar cómo, los eventos a gran escala del medio ambiente, tales como la destrucción del hábitat, las invasiones de especies no nativas y la contaminación incrementa el riesgo de aparición de enfermedades virales, parasitarias y bacterianas en humanos y animales.

"Prácticamente todas las comunidades terrestres y acuáticos del mundo han experimentado cambios dramáticos en la biodiversidad, debido principalmente a las transformaciones del hábitat, tales como la deforestación y la intensificación de la agricultura, las invasiones de especies exóticas, la contaminación química y los eventos de cambio climático," dijo Sam Scheiner,  director del programa en la NSF - ecología de las enfermedades infecciosas ( EER).
 "La coincidencia de los cambios ambientales a gran escala con la aparición de enfermedades infecciosas puede apuntar a  relaciones ecológicas subyacentes y predecibles."

Ejemplos de estudios financiados por el programa EIE  incluyen la investigación sobre el origen y la propagación de la enfermedad de coral, gorgonias Aspergillus y cómo el clima y el medio ambiente pueden haber funcionado como facilitadores de la enfermedad, los efectos del cambio antropogénico en la ecología de los patógenos humanos en el estuario del río Neuse en Carolina del Norte, que está contaminado por el exceso de nutrientes procedentes de actividades humanas, la ecología de comunidades microbianas de patógenos humanos transmitidas por garrapatas, la peste como un modelo para la dinámica de la enfermedad; razones ecológicas para los brotes de enfermedades transmitidas por roedores, y cómo la organización social influye en brotes de enfermedades infecciosas.

Gente joven, por demás sanas en el área remota de Cuatro Esquinas de Arizona y Nuevo México empezaron a morir de una misteriosa enfermedad respiratoria aguda, en la primavera de 1993.
Pruebas de sangre de las víctimas arrojaron resultados sorprendentes:
las personas se habían infectado con una especie de hantavirus no detectada previamente.
En el río Hantaan en Corea, se conocían casos de transmisión de hantavirus (de ahí su nombre) de los roedores a los humanos, como en otros sitios de Asia y Europa, pero hasta el estallido de las Cuatro Esquinas, los microbios sólo se habían visto fuera de los Estados Unidos.

Para explicar cómo el virus se propagó en las cuatro esquinas, el Centro de Control de Enfermedades de los EE.UU. se dirigió a los científicos Robert Parmenter del Sevilleta (SEV)  Investigación Ecológica a Largo Plazo (LTER) de Nuevo México, y Terry Yates de la Universidad de Nuevo México.
Su investigación reveló que el brote de hantavirus podría ser atribuido al fenómeno de El Niño, un patrón periódico de los cambios en la circulación mundial de los océanos y la atmósfera.
Las lluvias masivas asociados con El Niño de 1991-1992 habían aumentado considerablemente la productividad de la plantas después de varios años de sequía.
Los roedores al tener este exceso de alimento multiplicaron su población exponencialmente.
Más ratones significa que más personas tenían una mayor probabilidad de exposición a roedores infectados.

La enfermedad de Lyme está aumentando en los Estados Unidos y de hecho es mucho más común que el virus del Nilo y otras enfermedades transmitidas por insectos.
La fragmentación del bosque podría explicar el aumento.
Ratones de patas blancas, por ejemplo, son más abundantes en los fragmentos de bosque en algunas partes del país, probablemente permanecen allí porque hay menos depredadores y competidores. Estos ratones son particularmente abundantes en parcelas más pequeñas que cerca de cinco hectáreas, lo que podría significar un problema para las personas que viven en los alrededores.
Los ratones son los principales portadores de las bacterias que causan la enfermedad de Lyme.
En el Este y Centro de Estados Unidos, la enfermedad de Lyme se contrae a través de las garrapatas de patas negras que se alimentan de ratones infectados, y luego transmiten la bacteria a las personas cuando las  pican. Como resultado, dice el biólogo Felipe Keesing de Bard College en Annandale, Nueva York, la enfermedad de Lyme se concentra en las zonas donde la gente vive  cerca de los bosques con  garrapatas de patas negras.
Keesing y otros científicos encontraron que en los pequeños fragmentos de bosque habían más garrapatas infectadas, lo que podría traducirse en más la enfermedad de Lyme.
Superficies de bosque que fueron menores de tres hectáreas tenían un promedio de tres veces más garrapatas que muchos fragmentos más grandes, y siete veces más garrapatas infectadas. El 80 por ciento de las garrapatas en los fragmentos de bosque más pequeños estaban infectados, la tasa más alta que los científicos han visto.

Resumen traducido del informe elaborado por la NSF de EE.UU. elaborado por
Fumigaciones PROPARK